El concejal Santiago Bonifatti, presentó un proyecto que busca proteger el mítico edificio “Parador Ariston”, ubicado en la zona de Playa Serena, uno de los emblemas del movimiento moderno de la arquitectura a nivel nacional que hoy se encuentra en un estado total de destrucción. ” Lo que proponemos es declarar de interés patrimonial el edificio del Parador Ariston, uno de los íconos de la arquitectura moderna en Argentina, sumado a otros como la vecina Casa de Puente, de Amancio Williams, y una larga lista de construcciones de valor arquitectónico que carecen de medidas y acciones de preservación adecuadas”. “Los vecinos de Playa Serena varias veces presentaron notas ante el Concejo Deliberante pidiendo la recuperación y puesta en valor de este edificio, que se encuentra deteriorado y vandalizado. Sus ventanas están cerradas, tapiadas y lo que hace muchos años se pensó como un monumento arquitectónico que le agregue valor de la zona sur de la ciudad, hoy es un espacio en ruinas, con todos los peligros que esto implica”. Bonifatti continuó diciendo: “Resguardar esta obra no sólo es saldar una deuda con los vecinos del sur y de todo Mar del Plata y Batán, sino es revalorizar nuestro patrimonio histórico. Nunca es tarde para resguardar nuestra historia cultural y arquitectónica y estamos a tiempo de frenar la desaparición de espacios que no sólo cuentan nuestro camino como ciudad sino que a su vez nos ponen en las voces del mundo por haber sido receptora de diseños de padres de la arquitectura mundial. El Concejo Deliberante tiene como herramienta incorporar al patrimonio local edificios históricos y con acciones como estas damos el puntapié inicial para resguardar del deterioro a este emblema de la ciudad. Esperamos además, que el Ejecutivo Municipal realice las gestiones necesarias ante la Comisión Nacional de Monumentos, para que el Parador Ariston sea incluida y reconocida como Patrimonio Arquitectónico Nacional.”

Sobre el Parador Ariston: Esta obra arquitectónica ubicada frente a la ruta provincial N° 11, fue diseñada por el arquitecto Marcel Breuer, contratado por la Facultad de Arquitectura de la UBA, como una manera de prestigiar la zona sur de Mar del Plata. Las obras arquitectónicas diseñadas por Marcel Breuer se caracterizan por el empleo de materiales naturales, como grandes bloques de piedra sin pulimentar, madera u hormigón rugoso y que entre sus obras más destacadas se encuentran. Además, es tomado en muchos lugares del mundo como una obra clave de la arquitectura moderna por su forma de trébol, que aún hoy figura en textos y exposiciones como ícono de la construcción de la década del 40 o 50, debido a diversos aspectos que a simple vista no se perciben pero que la constituyen en una obra única para la época. Fue realizada en un tiempo record de 60 días, pese a estar en ese momento Mar del Plata con problemas de abastecimiento de materiales y conflictos gremiales.

Sus estructuras fueron efectuadas con losas de doble armadura, lo que le permite mostrar unas líneas gráciles que aún hoy asombran. Su diseño, además, es fantástico logrando un contacto visual integrado y permanente con el paisaje circundante, mar, dunas e incipiente forestación.